Pepe Orihuela La Web de Pepe Orihuela

Tómatelo con filosofía

“Tómatelo con filosofía”. ¿Quién no ha escuchado alguna vez a lo largo de su existencia esta expresión?, ¿quién no la ha utilizado alguna vez o ha sido recepcionario de tal consejo? Y todos, expertos en filosofía o no, conocemos de sobra su significado y sentido. “Tómatelo con filosofía” equivale a decir “tómatelo con calma”, algo así como “resígnate” o “¡qué le vamos a hacer!”. En suma, la expresión populariza la idea de que la filosofía es una especie de tranquilizante que conduce a quién la ejercita a una especie de nirvana intelectual que se supone blinda su estado de ánimo ante los avatares y contingencias de esa azarosa sucesión de acontecimientos que llamamos vida. Dicho con franqueza, la filosofía sería –según esta concepción- algo así como un anestésico de origen no farmacológico sino más bien intelectual.

Y lo anterior, como todo en la vida, tiene dos aspectos: el positivo y el negativo. El primero se nos revela cuando consideramos los efectos ecológicos y sostenibles de la filosofía como una suerte de ataraxia mental: no contamina, es claramente reciclable –pues el argumento que no sirve para un individuo siempre puede ser útil para otro- y en principio parece una actividad que no necesita consumir combustible fósil y perecedero. Entre los aspectos negativos podemos sin duda contabilizar esa especie de espíritu de resignación que la frase encierra, convirtiendo la filosofía en una modalidad de opiáceo que choca frontalmente con la concepción originaria del pensamiento filosófico como actividad crítica y racional.

¿En qué quedamos entonces? ¿Es la filosofía una suerte de panacea entontecedora que invita al sujeto humano a no rebelarse frente a las adversidades -al preocuparse por cuestiones abstrusas-, como si los avatares que ocurren en su vida fueran fenómenos naturales y no tuviesen en buena medida una causa social de la que en muchos casos el propio sujeto es verdugo y víctima a la vez. Lo más conveniente para intentar elucidar la cuestión quizá sea abordarla desde distintos prismas.

  1. El Uso Social como Costra o Sedimento que fija y a la vez asfixia el verdadero papel de la filosofía en la sociedad.
  2. La Filosofía nace en Grecia como Saber Crítico (Emancipador) y Radical (ataca el fondo de las cuestiones y problemas que aborda)
  3. Raíces Históricas de la Concepción de la Filosofía como Función Salvífica Individual (las Escuelas Helenistas).
  4. La Filosofía y la Tarea del Hombre en la Historia (como individuo y como miembro de un grupo social).

Los comentarios están cerrados.

Web diseñada por Rotulos Royman y funcionando con Wordpress